sábado, septiembre 27, 2008

Últimos días

                ULTIMOS DIAS

 

Estoy a unos días de finalizar esta residencia: agradecida, conmovida, queriendo exprimirme el último cuento del cerebro,  también con calma. Saco la maleta  para poco a poco guardar lo mío: dejé varios paquetes de libros, me llevo otros. Qué cosa esta de viajar con tanto escrito ahora que las aerolíneas cobran cada kilo  extra como si fueran dietistas estrictos.

  A estas alturas del partido un par de días PuebloQuieto se ha convertido, milagrosamente, en pueblo bonito; me gustaría arreglar un granero y hacer de él un lugar para vivir: abajo la casa y arriba el estudio; las actividades culturales de PuebloQuieto me parecen bastas y fascinantes (no tanto); y estar lejos de los amados gracias al skype y al mail se me ha hecho menos pesado.  Así que aunque ya le agarré el modo a bañarme diario en tina, estuve a punto de compararme un patito,  medio tolero el sabor del agua del Misisipi cuando me lavo la boca (para beber compro de manantial, ni modo),  y mis compañeros de residencia son mis   amigos, estoy casi  lista para regresar  aunque signifique no escribir en meses y entrar a la vorágine de los cursos,  los viajes y el trabajo. Quiero una cena de amigas y risas hasta la madrugada, una comida con la familia toda junta, un día y una noche seguidos bajo el brazo de mi amado, tocar la panza  de mi amiga y  saludar al  bebé que viene.  Ya ansiaré de nuevo  volver  a los días de encierro donde sólo hay silencio y Dioses que me dictan las palabras. 

  Mientras esto sucede me animo y veo  si hay otro cuento, alguno, que quiera ser escrito por mis manos y las abro.

 

No hay comentarios.: