lunes, noviembre 20, 2006

Puente Colgante 18

 

Dioses

 

No vine  en busca de Dios ni de iluminaciones, no vine a buscar a ningún gurú ni a vivir en un ashram. Mi país es rico en espíritu: somos Guadalupanos y la sabiduría de los cuatro vientos sigue viva en los chamanes y la gente del pueblo. Mi madre me ha dado uno de los regalos más importantes en mi vida: la fe. Mi padre me ha enseñado una de las muchas maneras  vivirla. Todos los días amanezco con una oración en los labios. A cualquier lugar que viajo lo primero que hago es honrar a las autoridades locales: entro a un templo y desde ese lugar y rito agradezco al gran espíritu la vida que me toca.  En este viaje la cuestión  se complicó  porque en India conviven hinduistas, sikhs, jainistas, budistas,  musulmanes, protestantes, católicos, bahais,  parsis, por mencionar lo más destacado. Y cada quien según su fe es que come, viste,  celebra, trabaja, se casa, educa, ora y tiene su templo. Este es uno de los aspectos más notables,  la pluralidad de credos  en un mismo lugar.  Seguramente por eso coexisten 20 partidos políticos y se  conoce a este país como la democracia más grande del mundo.  Cuando pienso que algunos de mis más queridos amigos estuvieron a punto de agarrarse a cates por  que apoyaban o no a López Obrador, me da risa.  De  cualquier manera no queda lejos 1947, el año de la partición que dio origen a Pakistán y Bangladesh. Están vivos sus sobrevivientes, cuentan el horror que fue, la carnicería entre hindúes y musulmanes.  Todos tienen un tío muerto, vieron las imágenes de vagones llenos de cadáveres, huyeron, se quedaron,  sobrevivieron.

      Es una convivencia nada fácil  pero se logra y es de admirarse. Para lograrlo lo más importante es el respeto y el conocimiento: saber  costumbres y tradiciones propias y ajenas, convivir con ellas. Hay  cantidad de indicadores de lo mismo para no confundirse y cometer errores graves.  Por ejemplo en el nombre: los Janistas usan de apellido  Jain y los Sikhs, Sings. Eso equivaldría a llamarse Edmée Católica, por ejemplo. Los hindus llevan en el apellido la religión y la casta, no se vaya a confundir a un brahman con un intocable. Los musulmanes terminan sus apellidos con ohamed. Por si  esto no fuera  suficiente,  la vestimenta y los accesorios        corroboran el dato:  gorros, turbantes, decoraciones en la frente y en los brazos, collares. Así que de entrada todos presumen a qué Dios rezan y se enteran cómo lo hacen los otros.   A cuál ir, me pregunté, con cuál empezar.

      Tratando de entender este lío un  hombre me explicó en tono de

güerita, con todo respeto: “Mi dios usa ropa, su dios usa ropa, el de ese señor,  cómo confiar en él, no me lo va a creer, no usa ropa.”  Se refería a Mahavira, el fundador del Jainismo, que en efecto se representa en flor de loto, desnudo, como metáfora del no apego.

      El jainismo  es una secta hinduista que se originó casi al mismo tiempo que el budismo. Rechazaba el sistema de castas, el sacrificio ritual, y la autoridad de los vedas.  Los monjes son esos que andan de blanco barriendo el piso frente a sus pies, no vayan a matar algo,  usan tapaboca para ni siquiera  tragar algún germen, sólo comen frutos que caigan de los árboles.  Los gurus andan desnudos y sin zapatos, en peregrinaciones y conferencias. Visité el templo de Shiri Digambra Jain Lal Mandir, el más viejo de Delhi, alucinante en grabados y dorados, toqué la campana en señal de Aquí estoy, Dios.

   El budismo también nació del hinduismo, casi al mismo tiempo que el jainismo, pero como nadie es profeta en su tierra, Sidharta se mudó con todo y seguidores a otros países y su fe crece en Nepal, Tibet, Tailandia, Indonesia y  prolifera por el planeta entero. El budismo es una de las pocas religiones que jamás ha hecho un acto bélico por conquista espiritual y sin embargo ha ganado seguidores en todo el mundo. Me incliné ante el buda  dorado que está en el templo cerca de Gurgaon.

    El hinduismo, que es la religión más socorrida, dividió la sociedad en cuatro castas en un principio con la finalidad de organizar el trabajo: los brahmanes (sacerdotes), kshatriyas (nobles y guerreros), vaisyas (burgueses) y sudras (artesanos). Cada uno de ellos tenía su origen en una parte del cuerpo de Brahma, siendo los brahmanes los más importantes, pues provenían de su cabeza. Hay un grupo de gente que no procede de ninguna parte de su cuerpo: los parias conocidos como intocables, que no tienen casta y han sido discriminados durante miles de años de un modo horrible. Sus dioses son Brama, Siva y Vishnú.  Toda la belleza y complejidad  del hinduismo en cantos y dioses, en mantras y asanas, en sabiduría y filosofía, sirven para muy poco cuando el sistema de castas sigue vigente, justifica y explota la desigualdad y la estaticidad social.  En aras del hinduismo y el sistema de castas  suceden las peores atrocidades.  De cualquier manera le canté a Durga en Agra y ofrecí frutos a Shiva en el templo de Gauri Shankar.

    Si alguna ventaja tiene el hinduismo es que como los dioses reencarnan a cada rato hay versiones nuevas  y actualizadas de ritos y modos. krishna, por ejemplo, reencarnó hace poco (1781-1830) en un avatar llamado Swaminarayan. Uno de los sucesores, Pramukh Swami Maharay, decidió hacer un templo que es impresionantísimo: el Akshardham.  Yo pensé que sólo en  la antigüedad se hacían monumentos así, trabajo a mano, de piedra y mármol labrado como encaje, hecho con siete mil artesanos  y cuatro mil devotos que se concluyó en  cinco años. El templo tiene  un año abierto y en ese lapso 4 millones de personas lo han visitado. Cuenta con una mega pantalla que proyecta la vida del santo, un paseo en barco al estilo de disneylandia donde se  resume la historia de India en 15 minutos, un monumento con esculturas bañadas en oro de los gurus, fuentes musicales, jardines,  un templo donde hay pujas cada media hora. El agua de uno de los monumentos fue recolectada de 151 ríos  y manantiales sagrados. En ese  lugar tardé en rezar porque no podía cerrar la boca de la impresión.

   Los sikhs son una  secta  reciente del hinduismo, proveniente de la casta los guerreros, los  Kshatrias, que en 1700 se separa de la fuente pues estaban en contra de la idolatría. Ellos no se cortan el pelo,  usan turbante, una pulsera en la mano derecha,  sus templos se llaman Gurudwaras, y siguen las enseñanzas del libro sagrado que se llama  Guru Granth Sahib. Las gurduwaras son los templos que más me gustan, espacios amplios, llenos de movimiento, donde unos cocinan, otros cantan, otros rezan, otros estudian. Fui a la  Sir Ganj Gurudwara, ubicada en Old Delhi, dos veces. Me cubrí la cabeza, lavé pies y manos, comí el dulce que regalan.  Supongo que no es casualidad  que la mayoría de la gente que prefiero sea  sikh, me parecen más cultos  y libres, tienen más respeto por la mujer. Claro que  ese espíritu de guerra los ha llevado a la violencia desmedida y por eso son muy criticados.  

     La conversión al catolicismo se dio sobre todo en el sur, en Goa y zonas aledañas. No fue nada difícil porque según la Biblia todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, y en un sistema tan estratificado e injusto, los de las castas más bajas corrieron a las formas católicas con tal de salir de la represión que se encontraban. No fui a ninguna iglesia católica pero fue una sorpresa gratísima cuando encontré en el templo de credos múltiples  de  Baba Sing una imagen de un cristo sonriente de brazos abiertos. Pronuncié un padre nuestro en español y recé  con la religiosa que lleva la plegarias. El mismísimo gurú, en una de las pocas audiencias que da, me  bendijo de lejos.

     Los Parsis son una secta que viene de Persia, Zoroastro o Zaratustra es su profeta y consideran Ahura Mazdaa  como el único creador increado. El rito más destacado de los Parsis es que sus muertos no son enterrados ni cremados ( el cuerpo es demasiado impuro como para ofrecerlo al agua o a la tierra)  sino que los llevan a la Torres del silencio donde los cadáveres son  trozados para que se los coman los buitres. Pero como el número de  buitres se ha reducido, ahora tienen granjas criadoras  de esas aves para que ayuden a realizar el rito. Los parsis sobre todo se ubican en el norte de India, se casas entre ellos, y hay ciertas mutaciones genéticas que presentan por no  ampliar la mezcla de sangre.  Aquí sí, malas noticias, no entré a ningún templo porque la mayoría se ubican al norte de India.

    La religión Bahai, también se originó en Persia, en el siglo XIX por un guru de nombre Bahá-ú-llah, el más reciente de los enviados de Dios, así como Cristo, Buda o Maoma. Tiene como principio la unificación de todos los credos para crear la paz.  Hay 6 millones de seguidores en más de 20 países y aquí han creado un templo en forma de flor de loto muy interesante desde el punto de vista arquitectónico,  donde también honré a mi Dios, aunque creo que es un poco subido llamarle en Tach Majal del siglo XX.

    Los musulmanes adoran a Alá, rezan 5 veces al día, y a diferencia de otros libros sagrados, el suyo, el corán fue dictado por el mismísimo Dios en persona. Por eso son el grupo más radical y fundamentalista.  Los textos sagrados de los católicos, judíos, Sikhs son textos hechos por el hombre y  claramente una interpretación de su dios pero no la palabra de Dios hablada por él.  La manera en como viven y tratan a las mujeres  me impide  acercarme más y querer comprenderlos. De cualquier manera fui a la mezquita de Jama Masjid,  en mero centro, construida en el siglo 17, y dije el nombre de Alá. No pierdo de vista que las tumbas que construyeron son de las obras más importantes para India: el Taj Majal y Fatpur Siri son muestra de ello.  

     Esta peregrinación la hice  de modo interrumpido al cabo de dos meses. En mi cuarto puse un altar con la Virgen de Guadalupe y Ganesh a su lado sobre una lámpara de aceite y una ofrenda floral. Casi todas las mañanas recé a mi ángel de la guarda y viví lo más atenta que pude al momento presente. Esa es mi manera básica de conectarme con lo sagrado: atender la la naturaleza, escuchar  mi cuerpo, ser de utilidad a  otros,  y estar contenta, agradecida.        

 

No hay comentarios.: